rosetta-16_9.jpg

Rosetta Tharpe

La madrina del ROCANROL, Rosseta Tharpe. Igual de influyente que figuras legendarias como Chuck Berry o Muddy Waters, pero ignorada por la historia porque... ¿adivinen quién la escribe?

Su carrera empezó cuando tenía 4 años y cantaba junto a su madre (quien tocaba la mandolina) en un coro de gospel. Desde entonces aprendió a tocar la guitarra. La iglesia de la que formaban parte era bastante progresista para la época y ayudaron a Rosetta a desarrollar su talento musical.

Eventualmente se mudó a Chicago y es allí donde su carrera como cantante de gospel realmente despega. A los fans más conservadores les resultaba chocante que Rosetta se atreviera a mezclar elementos de la música secular (blues, R&B) en sus composiciones; pero a los más jóvenes les encantaba y la idolatraban. Rosetta era una increíble guitarrista e hizo varias giras por Estados Unidos y Europa durante su carrera. Bob Dylan aseguró que “varios jovencitos ingleses tocaron sus guitarras por primera vez luego de ver a Rosetta“.

Era conocida por ser una artista arriesgada, original y prodigiosa. En ese momento no era para nada común ver a una mujer tocando la guitarra, mucho menos una mujer de raza negra y con tanta desenvoltura.

Tuvo relaciones con hombres y mujeres y estuvo casada varias veces. Quizás su relación más importante fue con Marie Wright con quien compuso y viajo por todo el país tocando en vivo, un gesto revolucionario en la época.

Murió en 1973 de un ataque cardíaco y su legado fue quedando en el olvido. En 1990, apareció una estampilla postal celebrando su legado y este año fue, al fin, inducida en el Rock and Roll Hall of Fame.