Mi novia feminista: el legado de Rory Gilmore

Por Valentina Varas

“Las mujeres tienen dos opciones: son feministas o son masoquistas.”

―Gloria Steinem

Al igual que Roxane Gay*, me considero una mala feminista: me falta estudiar, leer, participar más activamente en los debates que nos hacen avanzar y del ejercicio cotidiano de nuestros derechos. Sin embargo, hay un ámbito en el que manifiesto, practico y defiendo el feminismo: en la pareja. Y creo que, en parte, se lo debo a Rory Gilmore.

La idea de esta nota es (empezar a) derribar el mito de que ser feminista implica necesariamente ser una “solterona” (término dolorosamente machista demasiado instalado –como no puedo erradicar o eliminar el término, por lo menos voy a intentar separarlo del feminismo). Solterona y feminazi parecen ir irrevocablemente de la mano en el imaginario de los masculinos que todavía no entendieron que el feminismo no es una amenaza hacia ellos sino una defensa ante los abusos que su género ha sostenido e impulsado durante décadas; es un freno más que un contra-abuso o venganza.

¿Cómo? Recurriendo a mi episodio favorito de una de las series que más me gustaron en la vida, desde mi adolescencia. Con el especial que Netflix lanzó en 2016, Gilmore Girls volvió a la superficie de mi memoria y recordé (no tanto por el especial sino por el obligado rewatch que hice antes del estreno) por qué me gustaba tanto. Me reencontré con Lorelai, Rory y un grupo de personajes tridimensionales y adorables, pero para nada ingenuos.

Feminismo es, junto con un millón de otras pequeñas “rebeliones cotidianas” (en palabras de Gloria Steinem), no tolerar ni prolongar una relación que no nos satisface. Incluso cuando no haya violencia física; un vínculo de pareja es abusivo si una de las partes impone su voluntad sobre la otra.  

Logan Huntzberger es el tercer (y último) novio importante de Rory Gilmore en Gilmore Girls. Aparece en la quinta temporada, en la redacción del periódico de la universidad, Yale Daily News, donde Rory empezó su carrera periodística.

Empiezan a salir sin compromiso; Rory lo ve a Logan tomando café con otra chica; Robert, un amigo de Logan la invita a Rory al cumpleaños de otro amigo de Logan; Rory accede. En el cumpleaños, que ocurre en el episodio Pulp Friction (S0517), Logan está ebrio y le dice a Rory que Robert es un tarado y se la lleva a Rory a un costado, quiere irse con ella. Rory le dice que no pueden porque cada uno está en una cita. Logan se enoja y Rory vuelve a la fiesta a buscar a Robert. Después de verla con su amigo, al día siguiente, Logan la llama a Rory dos veces y arman varios planes con días de antelación.

Rory y Logan en Pulp Friction

Rory y Logan en Pulp Friction

Aparentemente, el efecto celos duró poco porque, unos días después, en el episodio To Live and Let Diorama (S05E18), Rory le admite a Paris –después de que la acusara de estar negando la ‘crisis’ entre ella y Logan luego de dos semanas de intensidad– que Logan se está alejando y que ella se está “volviendo loca”, pero que no va a quedarse sentada y deprimida sin hacer nada. Poco después, se emborracha con Paris y Lane en una tarde en Stars Hollow, y las tres se lamentan por sus problemas amorosos hasta que concluyen que a los hombres les urge poblar la especie y por eso les gusta “propagarse”. Lane decide que su situación es insostenible; Paris llama a su chico a escondidas; Rory llama a Logan y da con el contestador, que dice que salió a un boliche con los amigos. El episodio termina con ella llorando en el piso del baño (asumimos que luego de haber vomitado por el ponche de Miss Patty) y preguntándose a sí misma y a su madre: “¿Por qué no le gusto? ¿Por qué no me llama? ¿Qué hice?”

En el episodio siguiente, But I’m a Gilmore! (S05E19), Rory va al apartamento de Logan, que la recibe sorprendido, y ella empieza a hablar sin ni siquiera sentarse: “No puedo seguir con esto, Logan.” Él está descolocado y no sabe de qué habla Rory. “Con esto de ser medio novios**, no me gusta. No soy así y no quiero ser así.” Logan le pregunta de dónde sale eso y Rory le dice: “De mí, la deslumbrante criatura que tienes delante.” Logan aclara que ya hablaron de eso y que él no la obligó a hacerlo. Rory lo reconoce y no lo acusa de nada. Él le dice que creía que todo iba bien; ella responde que no supo nada de él en una semana y, cuando Logan intenta explicarlo, Rory lo frena: “¿Sabes qué? No importa. No eres mi novio; no me debes explicaciones. Pero ya no quiero ser una del montón.” La charla es interrumpida por uno de los roommates de Logan que le avisa que llamó una chica preguntando por él. Logan se incomoda, Rory lleva la charla a su fin: “Atiende a Cassandra, ya terminamos aquí. Dije todo lo que tenía que decir. Soy del tipo novia***, Logan. Tengo novios, no acompañantes. Pensé que podría ser diferente, pero no puedo.”

¿Qué tiene que ver esto con feminismo? Que en ese planteo, en esa manifestación tan clara y firme de sus límites, expectativas y necesidades en una relación, Rory se presenta como una feminista, al menos según mi definición favorita del término (que se la copié a Roxane Gay):

“Mi definición favorita de ‘feminista’ es una que dio Su, una mujer australiana que, cuando Kathy Bail la entrevistó en 1996 para su antología DIY Feminism, dijo que ‘simplemente son mujeres que no quieren ser tratadas como mierda’.”

Roxane Gay, Bad Feminist: Essays

 En ese momento, los principios de Rory y su rechazo terminante a cualquier trato que esté por debajo de lo que ella espera de Logan están por encima de sus ganas de estar con él. El foco no está puesto en la relación que Rory espera tener, sino en cómo frena una dinámica que la aleja de eso. Esta escena retrata a una mujer que sabe lo que quiere y cómo pedirlo. Esto también es feminismo; el problema es que muchas veces el alcance del movimiento se reduce a marchas, protestas y carteles, cuando en realidad se trata de una forma de vivir –una que no atenta, para nada, contra el hombre, sino que busca que los vínculos (de cualquier índole) entre mujeres y hombres sean justos. Y sí, justos significa iguales.

 

*“Acepto la etiqueta de mala feminista porque soy humana. Soy desordenada. No estoy intentando ser un ejemplo. No soy intentando ser perfecta. No estoy intentando decir que tengo todas las respuestas. No estoy diciendo que tengo razón. Solo estoy intentando – intentando apoyar las causas en las que creo, intentando hacer algo bueno en este mundo, intentando hacer un poco de ruido con mi escritura mientras estoy siendo yo misma también.” Roxane Gay, Bad Feminist (2014).

**En inglés dice “this casual dating thing”.

***En inglés dice “I’m a girlfriend girl.”