10 MIRADAS / 10 PRESENCIAS

Por Lucía Durán

  Foto de Martina Orska

Foto de Martina Orska

Mujeres artistas / artistas fotógrafas. Son diez presencias. Hace ya algunos años, la historiadora del arte Andrea Giunta reflexionaba en una entrevista sobre una crítica a otra intelectual latinoamericana, la chilena Nelly Richards. A ella, decía Giunta, se le había reprochado aquello que “dejó afuera.”  En defensa de esa gran teórica y articulándose a una extensa línea de denuncia activada por los feminismos en el campo de las artes, Giunta reparaba en la ingenuidad o banalidad de esta objeción, pues subrayar la ausencia obliteraría todo el desafío del extraordinario esfuerzo de teorización situada de Richards en el contexto de la dictadura y post dictadura chilena.*

Remarcar e insistir en la evidencia de la ausencia de las mujeres en el campo del arte contemporáneo es un gesto incontestable de visibilización. Sin embargo, coincidimos con Giunta que resulta insuficiente o al menos parcial. No basta con la constatación de un vacío “estadístico” sobre la presencia de la mujer en el arte ni poner el ojo en lo abyecto sólo para afirmar aquello que ya ha sido dicho y lo que debiera ser ya una obviedad incuestionable: que las mujeres artistas han participado históricamente y aún hoy participan en mucho menor grado y de manera inestable de las esferas públicas de circulación del campo de las artes: archivos, exposiciones, publicaciones, fondos, etc. Hace falta desmarcar la mirada patriarcal para pensar la producción de mujeres en el campo artístico como un gesto político y ético y eso ha estado, por ejemplo, en la base de exposiciones como “Radical Women” de la misma Giunta junto a Cecilia Fajardo-Hill.**

De la serie Tits de Andrea Zunino

Aquello que debiera interesar a la investigación en el campo de las artes o a su crítica es menos un relevamiento estadístico y más un detenimiento en las posibles lecturas políticas alrededor de esa ausencia. Es decir, mirar las condiciones que la posibilitaron y la hacen perdurable y exponerlas: develar los anclajes y los andamios que construyen la desigualdad en el campo artístico habilita tanto la denuncia como la emancipación. Después de todo, ha sido la matriz patriarcal la que ha determinado no sólo del acceso sino la asignación de valor estético y económico en un juego en que las mujeres aún hoy participan de manera marcadamente desigual.

Esta lectura resulta ineludible para situar estos diez cuerpos de imágenes de fotógrafas ecuatorianas. No podemos obviar que esta producción se da en términos de desigualdad y que la mirada patriarcal y el male gaze también contribuyeron a establecer en nuestro contexto criterios sobre lo fotografiable, los límites formales e imaginados de lo fotográfico-documental y de lo fotográfico-artístico, los redimensionamientos y reubicaciones de lo “real” y lo “corporal” en la imagen y la obturación de otros posibles modos de ver y, obviamente, a sostener la marginal posición de la mujer/artista/fotógrafa en las esferas de circulación. Ahí situada, es posible una lectura sobre estos cuerpos de imágenes que no eluda sus condiciones sociales de producción.

 Fotografía de María Fernanda Landín

Fotografía de María Fernanda Landín

 
 Fotografía de Carol Ross

Fotografía de Carol Ross

La fotografía de estas diez mujeres resulta por tanto una presencia. Son cuerpos de imágenes en plural que indagan en los mundos femeninos a través de otras miradas hacia los cuerpos y las relaciones de género, la naturaleza, la espiritualidad y la ancestralidad. Exploran espacios de intimidad en donde la mujer es protagonista, portadora y sanadora. Realizan inmersiones al ghetto y a la negritud desde lo onírico para imaginar una sociedad otra. Rastrean políticas de identidad, reubicaciones de lo popular y paisajes de lo urbano en donde la mujer ocupa un lugar céntrico. Indagan en esa relación de alteridad ineludible en lo fotográfico en dónde la artista construye su representación y se construye a sí desde su mirada situada.

En conjunto, son registro, memoria y archivo, dan cuenta de una producción estética hecha por mujeres, que toma posición y lugar en la historia. Sin embargo, la propia historia de la fotografía de artistas mujeres resta por ser narrada en Ecuador y las voces de sus protagonistas expuesta. Si estas imágenes hablaran, lo harían de la latencia de ciertas tradiciones visuales en el presente, de sus continuidades y rupturas. De lo abyecto que se incorpora. En la fotografía de estas 10 mujeres/artistas/fotógrafas hay presencia, más no esencia.  Juntas son potencia. A través del estudio y puesta en la esfera pública de aquello que las mujeres artistas producen, de su calidad formal y estética, pero también de contenido político y público, es posible avanzar en visibilizar y profundizar en una producción sistemáticamente abyecta en la historia de la fotografía nuestra.

 Fotografía de Isadora Romero

Fotografía de Isadora Romero

 Fotografía de Daniela Merino

Fotografía de Daniela Merino

Para ver una galería completa de las fotógrafas seleccionadas en la sección Profesional de la primera convocatoria de Foto Album, haz clic aquí


* Entrevista realizada por Alejandra Villasmil en la Revista Artishock  el 15 de septiembre de 2013.

** La exposición Radical Women: Latin American Art, 1960-1985 / Mujeres radicales: arte latinoamericano, 1960-1985 curada por Andrea Giunta y Cecilia Fajardo-Hill fue una exhibición con la obra de más de 100 artistas realizada con en el Hammer Museum de Los Ángeles y que luego pasaría al Brooklyn Museum. Mientras escribimos este texto, la exposición estaba en sus últimas semanas en la Pinacoteca de Sao Paulo.