ZOILA #7

ARTE Y MUJERES

Entre la invisibilización y la resistencia

+Leer más

 
  Linda Nochlin in Manet’s Bar at the Folies-Bergère , 2006 - Kathleen Gilje. ( Francis M. Naumann Fine Art, New York) vía  Smithsonian Mag

Linda Nochlin in Manet’s Bar at the Folies-Bergère, 2006 - Kathleen Gilje. ( Francis M. Naumann Fine Art, New York) vía Smithsonian Mag

Y todavía no hay grandes mujeres artistas…

Por Anamaría Garzón

La respuesta ante (la pregunta de Linda Nochlin) no es tan simple como decir: “vamos, que sí hay mujeres artistas” y zanjar la discusión, como suele hacer el patriarcado cuando le tocan temas que le incomodan, ya que ese cuestionamiento nos lleva a una discusión más amplia sobre la situación de las mujeres en el arte; sobre qué miradas nos educan cuando nos formamos en arte e historia del arte; y qué sistemas laborales condicionan la posibilidad de la producción y creación en arte y los oficios que existen alrededor de él.   

+Leer más


Tres mujeres de la pintura social en Ecuador

Por Ivonne Guzmán

No tengo que imaginar sus rostros, los he visto infinidad de veces, en diferentes etapas de su vida. Conviví con ellas, es decir, con sus fotos, las obras que crearon (algunas), lo que ellas mismas dijeron y lo que otros dijeron de ellas, por alrededor de dos años. O sea, que siento que las conozco. Me son cercanas, pero a la vez sé que no sé nada –o no sé lo fundamental– sobre ellas. Por eso en mi imaginación invento sus gestos, sus entusiasmos, sus desazones de creadoras en una época en la que casi nadie esperaba que lo fueran.

+Leer más


Dayuma Guayasamín: Hacer del desobligo una estétika

Por Ana Rosa Valdéz

Cuando, varios meses después, me senté a conversar con ella sobre su trabajo artístico, no descubrí su mundo por primera vez porque yo ya había estado adentro. Ella me había llevado a su territorio, desde el comienzo, sin que yo me diera cuenta. En el momento que me mostró las obras de su Estétika del Desobligo** (1987), serie en la que representa los rincones más íntimos de su hogar, pude comprobar su carácter obstinado, su rebeldía, su forma de eludir el orden ilusorio de las cosas en el mundo. Inmediatamente, hice click: “En lugar de arreglar la casa, pintaba el desorden”. ¿Puede algo tener más sentido que eso? ¿Cómo es posible que esta propuesta no sea un referente para mi generación? 

+Leer más

  El sábado pinto flores  , Patricia Meir Acrílico y óleo sobre tela 180 x 180 cm. 2005

El sábado pinto flores , Patricia Meir
Acrílico y óleo sobre tela
180 x 180 cm.
2005

Quisiera pintar flores

Por Romina Muñoz

Me pregunto- como tantas otras- sobre cómo se ha debatido el trabajo artístico de mujeres en una escena configurada por parámetros de valoración históricamente negados. Donde la calidad de las obras está medida por su visibilidad y éxito, factores complicados de conseguir para unas, sobre todo, en ciertos circuitos. 

+Leer más


Archivas & Documentas: un espacio de enunciación para las mujeres artistas

Por Tania Lombeida

En el proceso de investigación para Archivas & Documentas_Mujeres, Arte y Visualidades Ecuador, escuché todo tipo de supuestos sobre la exclusión de las mujeres en la historia del arte ecuatoriano por parte de los administradores de museos, guardas de reservas, historiadores, curadores, restauradores, museólogos y artistas. Lo curioso es que esta infravaloración no solo venía de voces masculinas, sino que también las mujeres acentuaban una notoria discriminación hacia su propio género, poniendo en duda la existencia de artistas femeninas en periodos como la colonia o la república y otorgando una mayor importancia a obras del arte moderno creadas por hombres.

+Leer más